UTILIZACIÓN, CONSERVACIÓN Y MANTENIMIENTO

La cocina es la estancia donde debido a las distintas e intensivas funciones que tienen lugar en la misma, preparación de alimentos (cocer, freír, asar, cortar, etc), operaciones de limpieza (lavar, fregar, generación de residuos) y su utilización como espacio en el que se desarrolla gran parte de la actividad diaria, se producen múltiples situaciones que pueden dar lugar a desgastes o deterioros.

Todo ello hace que el mobiliario esté sometido a unas condiciones de uso muy exigentes, y por esta razón, nuestros productos están diseñados y fabricados con materiales adecuados y bajo estrictos controles de calidad.

consejos prácticos para mantener tu cocina

No utilices nunca estropajos o sustancias agresivas que puedan dañar la superficie de los muebles: lejías, disolventes, aguarrás, acetona, alcohol, quitamanchas, amoníaco, etc. Para eliminar manchas normales, aplica una bayeta o paño humedecido en agua mezclada con detergente neutro, secando a continuación con un paño suave de algodón. Para eliminar manchas más resistentes, emplea una esponja humedecida en una disolución de agua y jabón neutro, secando a continuación la superficie y los cantos de la puerta con un paño de algodón o una bayeta de celulosa.

El contacto continuado con vapor de agua o calor excesivo daña el mobiliario. Por ello, es necesario:

Forlady - Todos los derechos reservados ©